lunes, 21 de julio de 2008

Espejito, espejito

Usted señor piensa demasiado, debería dejarse de leseras y ponerse a escribir, para escribir no hay que pensar, hay que escribir, se lo dice el escribiente, que vive un poco más allá del asteroide del señor Astrónomo, ese al que el pequeño príncipe no llegó porque se entusiasmó con conocer la Tierra, y creyó que... bueno, quién sabe lo que ese niño pudo haber creído, para qué ponerse a pensar leseras.

7 comentarios:

kany dijo...

Es una suerte que el niñito ese crea...en algo más que sea

Anónimo dijo...

(reacción frente a su escrito)

Uf.

Esto me lo dicen siempre y ahora, además, lo veo escrito.
Una vez más repito: viva [está] la causalidad.

Saludos.

humphrey dijo...

Por eso escribimos no, solo para decirnos y no pensar tanto en ello.

Un abrazo Marcelo.

Humphrey

DianNa_ dijo...

Necesito escribir lo que siento...

Besoss

siempre el mar dijo...

Hola Marcelo¡¡ gracias, gracias, gracias... podría seguir así muchas líneas jaja.
Te agradezco muchísimo lo que me has regalado, el autor del poema genial, le tendré en cuenta para próximas entradas y desde luego buscaré sus obras.
Un besazo enorme amigo.

L Mery dijo...

Llegue acá por la cita a Baudrillard... que me encanta!!! y me gusto mucho este parrafo del espejito, por el guiño a ese niñito de ese libro tan bello y también xq las palabras son espejitos, de los finos, de los chantas, de los pifiados, de los chicos, de los empañados, de los antiguos, de los retrovisores... que importa realmente el tipo, lo que cuenta es que sacan parte de lo que uno lleva dentro y no siempre ve...

marina dijo...

ay...
pues a veces me cuelgo de una lesera y a la que sopla el viento...fiiiiuuu...

un beso de llampedken,

:-)