martes, 6 de enero de 2009

Conjuro de árboles

De sacar una foto y dibujar un marco. De plantarse en medio de la nada y desarmar su bolso de bultos. De entablarse bajo arena o contra ventisca. De armarse pieza por pieza, norte por norte, la línea, el horizonte, le reflejo, el sol, Déjame calibrar, ahora el fuelle aquí, falta más peso… decía Jorge, Toma… le contesto, Usa mi chaquetón y le pones piedras en los bolsillos… y entonces Jorge comenzaba a construir su Zinar descentrable de placa con su estirpe de caballero antiguo con su trama extinta en tres patas bajo una capucha negra como de mago sacando un truco secreto sin caballos de aserrín ni sombreritos gastados para niños en las plazoletas de domingo, y entonces lo veía ver a Jorge con tanta dulzura como un árbol en una isla, con una calma de esas de antes como un fotógrafo de antaño que tardaba todo lo que tuviera que la placa arder, midiendo, contando, palmo a palmo, el brillo, el color, la rotación de la tierra, la luna, hasta llegar al centro y al punto de eso que él veía y que sabía cierto y nadie más veía, apenas yo, pero yo lo veía a él en medio de su isla como parte también de la pintura.

No sé porqué extraña norma se conjuran los sueños. Los de Grone, el haber nacido un siglo después como si fuera un caballero antiguo venido desde lejos, los de nosotros ser testigos tal vez.

A veces pienso que nuestro conjuro mayor es encontrarnos en este universo, y no dejarlo pasar como si nada.


Con enorme cariño Gronemeyer, con inolvidables recuerdos, y con el Island de nuestros King Crimson de fondo, aunque sea a la distancia.


A Fernando y Sebastián, y la más bella de las sorpresas, en una misma canción.

http://ensaladasurtida.blogspot.com/

10 comentarios:

DianNa_ dijo...

Yo te traigo mi regalo... BESOS, ABRAZOS, CARIÑO Y DESEOS DE FELICIDAD

Preciosas letras, las tuyas :)

XtalKer! dijo...

hola marcelo, te escribe la otra mitad el arbol...
muy bellas tus palabras mi amigo, de verdad he quedado sorprendido de tu participacion en nuestro espacio (es de todos, como la musica deberia ser)

y bueno, es asi como funciona la vida, no?
ya somos 3 personas unidas por una pasion, aun a pesar de los miles y miles de kilometros que nos separan...

es un verdadero honor, creeme, que hables de nosotros en tu espacio marcelo, es algo que me emociona muchisimo e imagino que le pasará lo mismo a sebastian.

solo me queda decir un verdadero agrado conocerte a ti y tu espacio, que de verdad esta excelente, y como lei por ahi a mi compa seba, que la musica nos una...

un gran saludo y un gran abrazo a la distancia...

Fernando

Xi dijo...

Qué lindas las complicidades, y los mantras para conjurar el caos, afinar el ojo o entender lo visto.

Debe ser eso, la lucidez.

Un abrazo cronopísimo.

L Mery dijo...

ver a otros ver con dulzura... condimento indispensable para la vida (la vida linda, quiero decir)
Sólo que no todos pueden (o no son capaces) de detenerse en la mirada del otro... eso es SABER ver (y vivir).
Un abrazo (y otra sonrisa)
L.

(p.d. gracioso lo de Tirúa... a ver si este verano paso x ahí... capacito...)

..·: Anita :·.. dijo...

Qué placer ingresar a este blog... te seguiré leyendo...

HumP dijo...

Y no se retuercen los arboles al son del viento, la sequia y la tierra mojada??. Asi nos movemos nosotros entre complicidades y desamores, entre nobleza y traiciones.

un enorme abrazo amigo
Hump

ISA dijo...

y eso es bueno
o talvez es demasiado simple
o presiso?


que lindos sentimientos tienes,
que buena vición.
me gusto como escribes
un abrazo :)

campesina dijo...

disfruté visitando a 'Grone'...un deleite. Tendré que detenerme pronto en la música...

perdona mi ignorancia, pero 'su Zinar descentrable' era (o es) una cámara especial, ¿cierto?

saludos

Xi dijo...

Paso a desear por aquí felices vacaciones.

Pero no vayas a creer que es solidaridad desinteresada, no: me urge que pongas el ojo en sitios hermosos, y que los captures un poco, en trocitos de papel o de pixel, y los vacies en este bote para ser, un poco, compañeros de viaje de tu mirada.

Un abrazo cronopísimo.

Sirena Varada dijo...

Acaso porque estoy absolutamente convencida de nuestra levedad, de lo efímero, despierta en mí un sentimiento de complicidad encontrar a través de las palabras a alguien que permanece fiel a la amistad y a sí mismo.

Un abrazo