domingo, 23 de marzo de 2008

Flores de puerto

Flores pocas las que veo en este largo trecho que llaman puerto. Flores verdes de sal y vino de vida entera más grandes que derrotas a parir de padres, más desconocidas que la miseria callada por la postal mezquina de bolsillo conveniente, de voto a voto descarnado en la limosna y traidor a cafre en la entrega, de lucro y lacra por financiero dominio sometido, a puro pulso dolariento sonrisal, a puro engaño breakfast patrimonial, a puro cuento, cuento bonito y nostalgia, y leyenda, y mala fortuna, y el mal sabor de boca que queda de sarro y sangre de vino sepulcro, y ese olvido de miseria eterna de la que se olvida la propia muerte.

Flores pocas las que veo en esta urbe pagana que llaman puerto, qué más quedará qué queda, después de todo esto cuando se vaya el boche tras su jolgorio ducho, cuando quede sacramentado el destino famélico de los verdaderos hijos de este peñón a mares, cuando termine la maraca negocia en tan bello entorno lucero porteño que llevará a la regia transa y al futuro creciente de tan descueve estrategia cual trata de esclavos, cual dama blanca de dudosas manos limpias, sin testigos ni dudas, entre sigilos presurosos como la peste, como la muerte y el fin.

No eres inocente mi puerto, elegiste nacer donde danza la muerte, elegiste morir 500 veces y que te maten otras tantas más, y te pintan entre nubes, y te quitan tu primera piedra, y te rayan de postales e inmobiliarias, y sacan lo peor de ti.

Yo no te tengo mi puerto, yo lo sé, no te dibujo mío ni pretendo, no cabes en mi pecho ni en mi ventana, no cabes ni en libros de centurias ni en centauras, eres todo cerro de viento, eres más grande que el verbo, eres testigo y calamina, rostro al norte, llanto de bar desde el año cero que te hiciste bohemio para la estrofa, y te hiciste poeta para sufrir a pulso porque nadie más ha de entenderlo. A puro óxido vivo y doliente me mojan tus brazos, a puro aroma rancio marino me cantas porteño, a pura verdad, a perros vagos y miseria callada, a flores pocas las que veo, como lo son tus 15 lágrimas gastadas, que suben y bajan tristemente en su última vez.

9 comentarios:

pablo dittborn dijo...

chicos, visiten mi blog cultural

carola. dijo...

Marcelo, me ha encantado encontrar tu comentario en mi blog porque me has dado así la oportunidad de leerte. Sinceramente, mil gracias.
Un abrazo, donde quiera que te encuentres.

Heroína Frívola dijo...

Tu intensidad me lleva al lugar descrito, sin necesidad que sea simplemente el puerto.
Se agradece tu visita.

Festi dijo...

Hermosas palabras y fotos, es un gusto pasar por aca

AINA dijo...

me encanta siempre leer algo tuyo.todo cambia en este mundo, hasta aquello que nuestros ojos vieron mas bonito, todo evoluciona, unas veces a mejor y otras a peor. Es bueno sentir nostalgia por algo que se siente que se pierde, sea lo que sea...

aina

saludos

Gemini no Lina dijo...

En realidad te luces escribiendo de tu querido puerto. Comparto contigo la rabia e impotencia de ver còmo se merma, siendo un lugar tan bello y màgico.
Agradezco tus comentarios en el cuestionario. Como sabes, està en orden de llegada... no obstante, no te pierdas por favor, que me parecen muy valiosas tus opiniones.

Un abrazo rancagüino XD!!!

Paz de la Vida dijo...

Gracias por tu mensaje ya lo recibi !!!
Nos linkeamos !!!
te parece ???
Cariñotes

pez dijo...

grato tbn a sido leer lo poco que me permiti...
aveces se torna un poco confuso o ficticio por eso em detengo..
se agradece la molestia de escrbirme a mi correo

saludos cordiales
sta pez.

MATANUSKA dijo...

hola que tal? me ha gustado lo que he leido.

un saludo