sábado, 17 de mayo de 2008

El muchachopríncipe

Hay un muchachopríncipe que quiso cruzar los horizontes hacia este lado humano de mundo. Dijo que dijeron que había por acá sueños antes nunca recorridos, dijo que dijeron que había una tierra aún por recorrer, dijo que dijeron que había algo jamás nunca antes dicho, más le advirtieron que el día que aquello se trasluciera, iba a desaparecer.

Fue así que el muchachopríncipe se enamoró de aquella hermosura, y supo entonces que aquella era por muchos codiciada, como si fuera rosa, como si fuera ruiseñor en su última amanecida. Entonces se vistió de tiempo por sobre el tiempo, y calzó su mejor traje para proteger su frescura, para enternecerla, para cantarle altivo y danzar con ella las melodías olvidadas desde donde no hay olvido. El muchachopríncipe se convirtió a sí mismo en soldado guardián, el único soldado de Harrno que ha existido, cuya única misión es resguardar un anhelo nunca antes descrito.

Hoy, mientras el muchachopríncipe contempla suavemente al mundo con ternura, para nosotros amarrados al reloj en nuestra propia ciega soledad no es más que un triste rostro en su eterna espera de nunca acabar. Para Harrno es el intermedio mismo de su danza.

10 comentarios:

Marcelo Munch dijo...

Se reitera el mismo mensaje del post anterior. Gracias por su inestimable comprensión... vaya que ando caballero.

"A todos los presentes, pido disculpas por la demora en incluir los comentarios recibidos, algunos de hecho, no sé a donde los mandé; aunque mi inoperancia en esta cosa aún nueva para mí que es el mundo de los blog, no me redime, tampoco me excluye para admitirlo. Son los gajes de vivir en la luna.
Así mismo quisiera dejar en claro que el mensaje que aparece suprimido fue otro más de mis condoros (mi error)... aquí no sé cesnsura a nadie, y al que no le guste lo borro.

Muchas gracias por la comprensión

PD. Este comentario tampoco se autosuprimirá."

sole dijo...

oiga caballero, ajajjjaja si bebe ajja no conduzca! jajaajja pero no deje nunca de buscar mariposas en los cristales de los autos.... jajajaja el efecto mariposajajajajaj jajaja

Justwin dijo...

=O me lindo, me encantó!
porque harrno?

siempre el mar dijo...

Que bonita historia la del muchachopríncipe, me quedé con ganas de mas.
besitos.

mi despertar dijo...

Hermoso texto lleno de sentimientos

mi despertar dijo...

Muy bello tu escrito
ye dejo besos

Sirena Varada dijo...

Es reconfortante saber que hay un muchachoprincipe agazapado en las sombras del tiempo,haciendo nuestras soledades menos solitarias,acortando la distancia de la ausencia.

No es menos agradable comprobar como los muchachoprincipes también navegan entre letras fugaces y palabras eternas. Inmersos en la poesía que siempre surge de las fantasías más sinceras.

carola. dijo...

De nuevo ese principito queriendo asomarse a tu blog. Tu historia me ha traído a la cabeza los versos de una canción
"Seré sin molestarte, sin que sepas de mi...! Me parece maravilloso que alguien pueda a mar a otro alguien así, aunque se parta el corazón de pensarlo.
A ti se te perdona todo, Marcelo.
Un beso lleno de cariño.

Vivian dijo...

Hola Marcelo!
Hay tanto sentimiento en estas letras. No sé si el muchachopríncipe encontró realmente todo lo que le dijeron, pero se atrevió a cruzar la línea para conquistar nuevos sueños. (Aunque a veces los nuevos sueños te hacen soñar con los viejos)
Hoy te dejo un abrazo grande, porque es media noche y madrugaré para viajar por trabajo, pero regreso para el jueves y volveré. Quiero leer el de las cartas y la “Crónica de Vieja Tierra” .
Cuídate.

kany dijo...

Muchacho príncipe-muchacho mágico